inicio movistar team
INICIO BIOGRAFÍA PALMARÉS NOTICIAS NOTAS DE PRENSA EVENTOS FOTOS VÍDEOS DIARIO
English
français
top
   
 
 
 
 
 

Alejandro Valverde Belmonte nació el 25 de abril de 1980 en la localidad murciana de Las Lumbreras de Monteagudo.

Es hijo de Juan y María y es el tercero de tres hermanos (Juan Francisco, José Antonio y Alejandro). Está casado con Natalia Mateo y es padre de tres hijos, Iván, Alejandro y Pablo.

La familia Valverde siempre ha sido una familia de ciclistas, ya que su padre corrió como amateur, así como también su hermano Juan Francisco.

Con 9 años, empezó a competir en la categoría de los principiantes, en el club ciclista Puente Tocinos. Terminó el segundo en su primera carrera, disputada en la localidad de Jumilla, se impuso en le segunda, en Yecla, y a partir de allí se amontonaron sus victorias, hasta recibir el apodo de “El Imbatido”. Ahora se le conoce sobre todo con el apodo de “Balaverde”.

Antes de pasar a profesional, Alejandro consiguió numerosos éxitos importantes tanto en ruta como en la pista, entre los cuales hay que destacar sus títulos de campeón de España de velocidad, de persecución individual y de persecución olímpica en la pista conseguidos con los juveniles y los de campeón de España en la prueba de fondo en carretera, de primero del ranking de la Real Federación Española y de ganador de la Copa de España con los sub 23. Sin por supuesto olvidar la medalla de bronce que consiguió en los Juegos del Mediterráneo en el 2001 en Túnez.

Después de correr en el equipo amateur de Banesto en Navarra, Alejandro volvió más cerca de sus tierras, en el equipo amateur de Kelme, donde fue entrenado por Francisco Moya, que le ayudó mucho en su progresión. En la categoría de los cadetes y de los juveniles, lo había sido por Manuel López, que es una de las personas más importantes en la carrera de Alejandro.

Debutó como profesional en el año 2002 en las filas del equipo Kelme-Costa Blanca.

Gracias a su punta de velocidad y sus talentos de escalador, es uno de los corredores más completos del pelotón internacional.

Alejandro no tardó en aparecer en el firmamento de las estrellas y en el 2003, después de haber conseguido dos victorias de etapa, terminó el tercero de la primera Vuelta a España en que participó poco antes de ganar la medalla de plata en el campeonato del mundo de fondo en carretera disputada en Hamilton (Canadá).

En el 2004, ganó 13 carreras y a principios de 2005 fichó por el equipo Illes Balears-Caisse d’Epargne, entonces dirigido por José Miguel Echávarri.

En este mismo año, disputó su primer Tour de Francia, donde impresionó a todos los especialistas, incluso a Lance Armstrong, por ganarle en la primera etapa de montaña disputada en los Alpes, en la meta de la estación de esquí de Courchevel. A final de temporada, consiguió una nueva medalla de plata en el Mundial de fondo en carretera disputado en Madrid.

El 2006 fue un año excepcional, ya que Alejandro ganó la misma semana dos de las clásicas más importantes del calendario internacional: la Flecha Valona y la Lieja-Bastogne-Lieja. Después de que una caída, ocurrida en la 3ª etapa del Tour de Francia, le haya forzado a abandonar, -se fracturó la clavícula derecha-, en septiembre, se clasificó el segundo de la Vuelta a España, donde se anotó una victoria de etapa. Y unos días más tarde, en el Mundial de Salzburgo, consiguió otra medalla, esta vez la de bronce. A final de temporada se anotó la clasificación final del UCI ProTour, por ser el corredor más regular de la temporada.

En el 2007 terminó su primer Tour de Francia, en la sexta posición, lo que le hizo decidir que el Tour sería uno de sus mayores objetivos para la temporada 2008.

Y sin duda alguna, a pesar de no concretar su sueño de terminar el Tour en el podio de París, el 2008 fue el año más exitoso de la carrera de Alejandro. Después de ganar la Vuelta a Murcia, y el Paris-Camembert, se anotó por segunda vez la Lieja-Bastogne-Lieja, antes de demostrar su clase en el Dauphiné Libéré donde consiguió dos etapas además de la clasificación general final.

Se presentó en la salida del Tour de Francia, en Brest, vestido con el maillot de campeón de España de fondo en carretera, conseguido la semana anterior en Talavera de la Reina.

Ganó la primera etapa del Tour, lo que le permitió vestirse de amarillo, pero la mala suerte era presente en la cuarta etapa donde Alejandro fue víctima de una caída. Pagó la consecuencia en los Pirineos donde tuve un momento difícil en la ascensión del Tourmalet. Finalmente, terminó el noveno en París.

En agosto se anotó la Clásica de San Sebastián y un poco más tarde y por segunda vez, la clasificación general del UCI ProTour.

En el 2009, a pesar de ser como dice Eddy Merckx, “el mejor corredor de clásicas”, Alejandro modificó su programa de preparación, sacrificando sus ambiciones en las clásicas para llegar más fresco en las grandes vueltas por etapas. Una decisión juiciosa que le permitió anotarse su primera carrera de tres semanas: la Vuelta a España.

El 1 de enero de 2012 , Alejandro Valverde volvió a la competición tras una sanción de 18 meses, con los colores del equipo español Movistar Team. Pocos días después, Alejandro se anotó la quinta etapa del Tour Down Under demostrando una vez más la clase que es la suya con esa primera victoria de la temporada que será excepcional con un total de 8 victorias, entre cuales hay que destacar la Vuelta a Andalucía, 1 etapa de la París-Niza, la 17ª del Tour de Francia en Peyragudes, 3 etapas en la Vuelta a España. El murciano se anotó además el 2° puesto en la general final de la ronda española y la medalla de bronce con motivo del Campeonato del Mundo de fondo en carretera que se celebró en la localidad neerlandesa de Valkenburg. En el 2013, Alejandro seguirá fiel al Movistar Team.

En el 2015, Alejandro, con 35 años de edad, firmó sin duda la mejor temporada de su carrera deportiva. Además de anotarse carreras de la importancia de la Flecha Valona y la Lieja-Bastoña-Lieja, alcanzó su gran sueño: subir en el podio del Tour de Francia en París.